La espelta

La espelta es un precursor del trigo. Se le llama también trigo verde o escanda. En la antigüedad fue muy utilizado, pero debido a su escasa rentabilidad a nivel industrial, cayó en desuso. Recientemente se han descubierto sus excelentes cualidades, y su cultivo dentro de la agricultura biológica ha tomado mucho auge. Se utiliza para elaborar pan, galletas, bollos, harinas y sémolas.

Entre sus características destaca la dureza de su vaina que la protege de las plagas, con lo cual no es necesario rociarla con herbicidas. Esta recia cáscara protege el delicado germen del espelta que es más soluble en agua que el trigo y es donde se encuentran las proteínas solubles: Albúmina y la globulina. Cuanto más soluble al agua sea el gluten del espelta más fácil es de digerir que el gluten del trigo. Hablando con honestidad, muchos problemas de salud vienen de que el cuerpo no asimila bien la comida, así que ya que la espelta es  más digerible que el trigo, es más beneficiosa para nuestro organismo.

Y está es la razón porque usamos espelta. 

Información nutricional

  • La espelta tiene un mayor nivel de proteínas, minerales, vitaminas y oligoelementos. Además contiene los ocho aminoácidos esenciales. Esto es muy interesante para los que son vegetarianos.
  • Su buen aporte de magnesio, hierro, fósforo, vitamina E, vitamina B y beta caroteno la hacen muy nutritiva.
  • La espelta nos aporta mucha fibra, siendo ideal, pues, para el estreñimiento, también es muy rica en ácido silícico, que es uno de los nutrientes más necesarios en nuestro organismo, ya que forma parte de nuestros tejidos y órganos.
  • Tenemos clientes que tienen problemas tonel trigo que consumen espelta regularmente y no sufren como con el trigo
  • Al igual que el trigo, contiene gluten, estando así contraindicado en aquellas personas con intolerancia al gluten (celíacos).

Sin embargo resulta muy digestivo, siendo tolerado por algunas personas alérgicas al trigo. 

¡Te invitamos a sacar tus propias conclusiones!